Blogia
Plumabierta Espacio Digital

Radio Celeste

Radio Celeste

LIBROS QUE SE QUEDARON EN TIERRA

 

Ironías de la vida: Este pasado viernes, día de Sant Jordi, Día del Libro, me quede sin novelas para leer. Termine la lectura de “El Faro del Fin del Mundo”, de Julio Verne, y tras ella, me quede un poco huérfano.

No vayan a pensar que este que aquí escribe es un consumado lector, un “devoralibros”. Ojala, admiro a los que lo son. Pero no, yo no soy así, sino que, a decir verdad, me considero un lector más bien lento, ya que, por lo general, la lectura por placer la suelo dejar para el final de la jornada, como preludio al sueño.

A veces, la mayoría, la lectura me ayuda a conciliarlo y, dependiendo del nivel de cansancio que haya acumulado a lo largo del día, puedo leer un número decente de páginas o, por el contrario, caer prácticamente en el coma más profundo pasado el segundo párrafo. También se me ha dado el caso opuesto, o sea, comenzar la lectura estando muerto de sueño y ocurrir que los acontecimientos de la novela que tuviese entre manos no me permitiesen cerrar los ojos hasta saber, al menos, si el protagonista saldría vivo del marrón en el que se acababa de meter.

 

Y, ¿cómo es que me he quedado sin lectura? Muy sencillo, la respuesta se llama Rayaner.

Cuando vas a volar, Rayaner no te permite facturar más de quince kilos a no ser que estés dispuesto a pagar un ojo de la cara por sobrepeso.

A la vuelta de mi última visita a España intente traerme varios libros que me asegurasen la provisión de lectura en castellano para una buena temporada, pero debido a esas limitaciones de peso, me vi obligado a dejar un par de ellos, bien tochos, en tierra. Por suerte, un amigo me había acompañado al aeropuerto y se los quedo para custodiarlos durante mi ausencia.

 

El caso es que esa noche, mientras me encontraba en la cola de facturación, tuve la oportunidad de pesar mi maleta en el peso electrónico de otro mostrador, perteneciente a otra compañía aérea, y que se encontraba desocupado a esa hora. Así, podría saber con antelación si necesitaba extraer algo de mi equipaje para evitar la multa.

Cual no fue mi sorpresa cuando descubrí que, pesando la maleta varias veces, o variando su posición sobre la cinta –sin modificar el contenido-, el aparato marcaba pesos diferentes, con una diferencia que incluso llegaba al kilo.

Aquellas mediciones me dejaron con la mosca detrás de la oreja, y me llevaron a cuestionarme lo siguiente:

¿Quién controla todos esos pesos electrónicos?

¿Cómo puedo esperar que mi maleta registre el mismo peso en cualquier mostrador, y en cualquier aeropuerto, si ni siquiera el mismo aparato es capaz de ponerse de acuerdo consigo mismo?

¿Puedo, por tanto, fiarme de la precisión de esos aparatos?

Y ahora, siendo mal pensado: Teniendo en cuenta el dineral que se podría recaudar manipulándolos, aunque fuese levemente, ¿puedo fiarme de las compañías aéreas?

Acceso a todos los articulos de Radio Celeste

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Pedrin -

El tema es que aqui es mas dificil conseguir libros en castellano, pues estoy en otro pais. Mirare si en las bibliotecas hay secciones de novelas en lenguas extranjeras (extranjeras para ellos, claro) y mirare por las "charities" a ver si hay suerte. De todos modos, un amigo mio se ha apiadado de mi alma y me ha prestado un libro (le preguntare si tiene mas, jeje).

Pablo Yebra -

Como te entiendo Pedrín!
Y eso que a mi me dejan hasta 20kg! El precio de leer... Ahora estoy enganchado a una biblioteca muy buena no lejos de casa. Yo al principio cada vez que bajaba subía libros a Barcelona y la última vez prometí (seguro que vuelvo a pecar) que no me traigo más (pues después quizás tenga que bajarlos!). Todo lo que leo va a la estantería de "para el próximo vuelo". Esperemos que al menos la escasez lectora vaya en beneficio de tu productividad escritora, un abrazo!
PD: Si puedo el jueves quiero ir a una charla sobre libros electrónicos el jueves, a ver que dicen.

Pedrin -

Jajaja, que arte!

Por cierto, aun no se si acabo de comenzar otra temporadita con Radio Celeste. Solo ose que he podido escribir un par de articulos, pero no se si podre continuarlo. Ya se vera.

erpereh -

Primero alegrarme de que "Radio celeste" esté de nuevo en activo y luego apenarme por lo de la lectura ( o no lectura mejor dicho)
Referente a lo de las compañías aéreas te digo como decía una anecdota de un compañero mio de las obras:
"niño recoge las herramientas que no me fio de la mitad de la cuadrilla" ( y estaban el padre y el hijo solos)
No te fies ni de tu padre, je, je
Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres